Empatía: Un pilar fundamental en nuestras relaciones

Actualizado: nov 2


Empatía definido por la Real Academia Española, es la capacidad que tenemos de ponernos en el lugar de alguien y comprender lo que siente o piensa.


Su origen se encuentra en un vocablo griego que hace referencia a la capacidad cognitiva de percibir los sentimientos ajenos como propios. Es gracias a esta aptitud que sentimos las ganas de ayudar a otros cuando cruzan por un momento difícil y también de contagiarnos de sus risas.


La empatía nos hace capaces de pensar en el otro desde una perspectiva distinta a la nuestra, nos permite entender antes de juzgar. Es por eso, que es un pilar fundamental para nuestras relaciones interpersonales. Para realmente experimentarlo, es necesario un esfuerzo personal de querer entender y comprender a la otra persona.


Hay personas que por naturaleza son más empáticas que otras, pero eso no significa que no exista la capacidad de desarrollar esta aptitud. Como cualquier capacidad, en forma que la ejerces crece. Muchos nacemos con la capacidad de caminar, pero no todos logran correr un maratón, es por eso que creemos importante practicarla para fortalecerla.

Para dimensionar su importancia tenemos este caso:

Diego recién corto con su novia y su familia por otro lado, está pasando por un momento difícil. No tiene muchas ganas de salir, se siento solo y su vez, el mismo se aísla de su grupo de amigos.


Su amigo Adrián lo invita un par de veces por unas cervezas y a un juego de futbol al que Diego dice que sí y cancela de último momento. Adrián tras la tercera cancelación se molesta y deja de hablarle.


Molesto les cuenta a su grupo de amigos y comienza una lluvia de comentarios como “que flojera con él”, “que mal amigo”, “ya no hay que invitarlo”. Paola, a diferencia de los demás, se pregunta qué podría estar pasando. Decide visitarlo para conocer su versión de la historia, preguntarle qué sucede y así, descubre que su amigo la está pasando realmente muy mal.


Paola al escuchar a Diego, entiende que su estado de ánimo le quita las ganas de salir, que quizás estaba acostumbrado a la compañía de su ex -novia y le cuesta salir sin ella y la situación con su familia termina por empeorar la situación. Paola entiende lo que es sentirse solo y le pregunta qué necesita o le gustaría, por eso, decide buscarlo e invitarlo lo más posible, contemplando que igual y va a decir que no, o cancelar de última hora, pero al menos sabrá que no está solo. Y así, algún día llegará el momento en que se sienta mejor y diga que sí.


Para algunos es más fácil empatizar con ciertas situaciones porque las han vivido de cerca, pero aún sin haberlo hecho, siempre podemos tomarnos un momento de reflexión antes de emitir algún juicio sobre alguien. Es preguntarte ¿Por qué? ¿Cómo te sentirías tú en esa situación? Y si tu interés es comprender aún más es pensar en esa persona, su experiencia de vida y así entender ¿cómo se siente esa persona? ¿Qué le gustaría a esa persona que hicieran por ella?”

Ser una persona empática hace más sencillo actuar con compasión y cariño. Aplica para todo tipo de relaciones, amigos, pareja, familia, co-workers, etc. Se honesto contigo, igual y es divertido burlarse del nuevo corte de pelo de tu compañera de oficina, pero ¿Sabes cómo le va afectar a ella? ¿Tendrá el mismo sentido del humor que tú? ¿Pensaste en ella o solo en ti?

Actuar con empatía habla de tu fortaleza emocional y requiere inteligencia, es ejercitar tu capacidad de reflexión y comprensión del otro, por eso, hace más sencilla la comunicación efectiva y refuerza la relación. Todos queremos rodearnos de gente que <<nos entiende>>.

¡Tú puedes y tienes la capacidad de expandir tu mente!

5 vistas